06 diciembre, 2013
3

Las postales-skyline de Pocket Cities

Por Gema Lozano

Es posible que nunca hayas viajado a Nueva York, Madrid o París pero seguro que eres capaz de reconocer sus respectivos skyline. Quizá algo más difícil te resulte identificar el de Barichara o Salamina si no has estado nunca allí, pero tenerlo también lo tienen. Tanto en tamaño real como en reducido porque, al igual que las primeras, ellas también han hecho de modelo para Pocket Cities.

En total son 25 las ciudades que ya disponen de su propia postal-skyline desplegable. Y entre ellas hay grandes capitales del mundo pero también pequeños pueblos patrimoniales. Lo que tienen en común todas ellas es que están fabricadas en cartón con corte láser (“lo cual permite hacer verdaderas filigranas”), son desplegables y recrean escenarios, iconos y personajes representativos de estos lugares.

“Se realizan con materiales ligeros, en formatos pequeños para facilitar ser llevados de un lugar a otro. Pueden usarse como postal, como souvenir, como guía de anotaciones de viaje … Colocadas en casa en una estantería, cerca de un punto de luz, con la sombra que genera parece que tienes la ciudad en casa”, dice Adriana G. Londoño.

madrid550.jpg

Es la artífice del proyecto. De él cuenta que surgió a medio cambio entre España y Colombia y que comparte su cuna con Mecedorama, “proyecto que también es de nacionalidad mixta, con el que queremos crear elementos que exalten las riquezas de cada lugar y hagan más amable el entorno que habitamos”.

Y para explicar todo ese entramado de relaciones se remonta a 2007, cuando aún residía en Medellín con su familia. Esta no debía de ser muy partidaria de amenizar sus sobremesas jugando a las cartas o al bingo. Ellos eran más de convocar concursos de naming. Uno de ellos lo ganó su padre. Su propuesta, Salsarela, resultó tan sonora y musical a su hija, y a la vez jueza del certamen, que esta la eligió para bautizar a su proyecto. “Bajo ese nombre empecé a desarrollar objetos gráficos que buscaban contar historias, la mayoría de ellos cortados con distintas técnicas”. Adriana acababa de descubrir nuevas alternativas que explorar en paralelo a su trabajo como diseñadora gráfica: “Tenía un gran interés por materializar ideas que estuvieran a medio camino entre lo artesanal y lo industrial”.

Comenzó a desarrollar temas de lo más diverso que iban desde experimentos con ilustraciones que cortaba a láser hasta el uso de materiales menos convencionales, como discos de vinilo o fibras naturales para la construcción de todo tipo de productos.

En 2008, Salsarela cruzó el charco. Adriana se trasladó a Madrid con una beca para cursar estudios de maestría en diseño textil y superficies. Allí conoció a Lys Villalba y Juanito Jones, miembros de León 11, “quienes le abrieron su casa, y se volvieron mi familia española”.

Cuando se disponía a volver a Colombia, Adriana les demostró su agradecimiento con la que sin saberlo se iba a convertir en su primera ciudad de bolsillo: “Madrid, la cual había sido mi hogar por más de un año. Las primeras tarjetas fueros hechas en León para los leones”.

 

madrid-axo.jpg

Luego llegarían las postales de Nueva York y Lisboa, ciudades en las que también vivió durante un tiempo. “El deseo de quedarme con un pedacito de estas ciudades que tanto significado iban teniendo para mí me llevo a dibujarlas y a cortarlas”.

nueva-york-axo.jpg

 

A estas tres se unieron a su regreso a Colombia otras tres más: Medellín, Bogotá y Caracas. “Quise hacer lo mismo con las ciudades en que crecí, Medellín, Bogotá y Caracas pues con mis padres, un poco nómadas, de orígenes colombo-venezolano nos mudamos varias veces de país”

medellin-contemporanea-axo.jpg

bogota-axo.jpg

 

De cada nuevo viaje de Adriana, surgía una nueva mini-ciudad. “Luego fueron lugares que me gustaría conocer o simplemente sitios especiales para amigos muy cercanos. De alguna manera, es una forma de viajar sin desplazarse”. Ahora, todo el que quiera puede encargar la postal desplegable de la ciudad que quiera porque como asegura Adriana, “Pocket Cities es un formato para contar historias”.

El proyecto fue creciendo en todos los sentidos y llegó un momento en que dejó su carácter individual para volverse colectivo. Lys y Juanito, inspiradores de Pocket Cities, se unieron a él. Y como buenos padrinos, se encargaron de elegir el nombre de la nueva etapa del proyecto.

La presencia de ambos, cabezas visibles de Mecedorama junto a María Mallo, explica la relación de ambos proyectos. Para Lys, Pocket Cities y Mecedorama “comparten la doble nacionalidad, el haber nacido a medio camino entre estos dos lugares, trabajar entre artesanía e industria, el haber surgido de experimentos o cosas que deseamos fabricar para regalar a los amigos. Y también comparten la filosofía de la autoproducción, de lanzarse a proponer proyectos, tratar de hacerlos uno mismo e ir aprendiendo en el camino”.

londres-axo.jpg

 

paris-axo.jpg

 

rio-janeiro-axo.jpgberlin-axo.jpg

 

sevilla-axo.jpg

 

barcelona-axo.png.jpg

 

san-sebastian-axo.jpg

 

sao-paulo-axo.jpg

 

cartagena-axo.jpg

 

bilbao-axo.jpg

 

basel-axo.jpg

 

estambul.jpg

Tokio.jpg